Evita Atascos

Introducción Lista de elementos Relación de ecoconsejos

boton evita atascos vf2

Introducción: por qué la campaña es necesaria

Los nuevos hábitos de higiene y consumo han provocado un aumento en el uso doméstico de toallitas húmedas. A esta tendencia se ha sumado el hábito nocivo de arrojarlas al inodoro, que ha multiplicado las incidencias en la red de  saneamiento, provocando un impacto económico y ambiental  muy elevado.

Entre los contratiempos que afectan directamente al usuario, y a las comunidades de vecinos destacan los malos olores, los atascos en los bajantes, inundaciones y fallos en el sistema séptico, además del gasto económico directo que supone solventarlos.

montaña toallitas

Estos problemas también se reproducen en las Instalaciones Públicas de Saneamiento (Vertido y Depuración), suponiendo para las empresas del sector del agua una gran inversión económica, además de tiempo y gastos de personal, así como el importante sobrecoste que supone para los ciudadanos. Se produce además un impacto severo en el medio ambiente, que ha llevado a que se empiecen a detectar reacciones para resolver este problema. Algunas Administraciones Públicas han iniciado los primeros esfuerzos legislativos para combatir este mal hábito, y en algunas ordenanzas se faculta a los Gestores del saneamiento a registrar denuncias y multas contra los usuarios que ocasionen estos perjuicios.

El etiquetado de las toallitas húmedas resulta ambiguo y engañoso, y agrava el problema por el uso publicitario que hace de términos como “biodegradable” o “desechable por el inodoro”. El trabajo cotidiano de los especialistas en la gestión del ciclo integral del agua demuestra que las toallitas no se deshacen ni se dispersan en el agua con la misma rapidez que el papel higiénico ya que están hechas de fibras que son resistentes a la acción del agua y llegan prácticamente intactas a las tuberías y las estaciones de bombeo y depuradoras, formando atascos muy graves.

banner toallitas

Si los ciudadanos supieran en qué medida les afecta el cuidado del desagüe o  hasta qué punto sus malos hábitos pueden encarecer la factura del agua y perturbar su vida cotidiana, actuarían mejorando sus hábitos. La solución es muy simple. No es necesario dejar de usar estos productos, basta con habilitar una papelera en el baño. Las toallitas húmedas son residuos sólidos y deben tirarse a la basura.

¡Es un buen momento para actuar!

Lista de elementos que no se pueden tirar al inodoro

Toallitas húmedas

No se degradan en la red de saneamiento, por lo que se acumulan y pueden producir atascos, inundaciones, malos olores, incluso roturas de elementos mecánicos de la red de saneamiento que derivan en un incremento de los costes de depuración del agua residual.

Pañales desechables

No se descomponen en el agua, a pesar de que son anunciados como desechables, y contribuyen a la formación de atascos. Presentan a menudo niveles elevados de metilparabeno.

Compresas, tampones y aplicadores de tampones

Los tampones no se deshacen en el agua. Se quedan atascados a menudo en la red de saneamiento (por ejemplo, al atravesar tramos de las tuberías donde hay raíces), provocando obstrucciones y reacciones en cadena. Han sido diseñados para expandirse, y crean muchos problemas. Cuando llegan a la estación de bombeo hacen falta sistemas de filtración físicos o químicos para eliminarlos.

Restos de alimentos

Se acumulan y forman atascos, por lo que deben ir al contenedor de residuos orgánicos. La solución pasaría por la instalación de trituradores, tanto en los hogares como en otros establecimientos, que facilitarían su evacuación a la Infraestructura Pública de Saneamiento, pero, en la actualidad, el Reglamento del Servicio de Saneamiento (Artículo 15) no lo permite.

Aceites y grasas alimentarias

Atascos y desbordamientos. Al entrar en contacto con el calcio de las tuberías, los ácidos grasos y el glicerol dan lugar a un compuesto jabonoso que provoca grumos y acúmulos de residuos, en ocasiones de toneladas de peso.

Medicamentos

Las Estaciones depuradoras no están dimensionadas para eliminar este tipo de residuos, por lo que si los medicamentos son arrojados a la red de saneamiento, pueden tener afecciones en los cauces receptores que recogen las aguas tratadas en la depuradora. Se deben depositar en el lugar apropiado para ello, que es el denominado “Punto Sigre”, presente en las farmacias.

Otros elementos

Tampoco debe tirarse al inodoro pintura o disolvente, bastoncillos, discos de algodón, preservativos, hilo dental, tiritas, etc.

Relación de Ecoconsejos para el saneamiento

En la Sección de Ecomensajes de la web de Emasesa encontrarás más información que te ayudará a cuidar tus tuberías.

5-Arqueta