Itinerario que discurre por el casco urbano destacando las importantes funciones históricas de Alcalá para con Sevilla: abastecimiento de agua a Sevilla, suministro de productor ligado al trigo y otras de carácter geoestratégico. Parte del Molino de las Eras o San Francisco y finaliza en el mirador del Castillo Almohade que nos ofrece una magnifica vista de Alcalá de Guadaira.

Descarga aquí nuestro cuadernillo de las Rutas de Alcalá de Guadaíra

Rutas del Agua de Alcalá de Guadaíra

NO TE PIERDAS LOS LUGARES MÁS EMBLEMÁTICOS

Situado en la margen derecha del río Guadaíra y probablemente construido en 1605, como así lo atestiguaba una antigua placa de barro. Propiedad del convento franciscano de Santa María de los Ángeles, sus piedras eran movidas por las aguas procedentes de un ramal secundario de la galería principal- no por la fuerza del río- si bien la corriente se canalizaba directamente mediante una atarjea conectada con el cubo. El paisaje del río y el bosque de ribera constituyen un espacio idóneo para empezar la ruta.

También llamada del Perejil, por encontrarse junto a la plaza del mismo nombre, constituyo un punto de encuentro para las mujeres que venían con cántaros a por agua; a su lado, un gran abrevadero de 26 metros de largo era el punto de encuentro masculino, ya que allí llegaba numeroso ganado, vacas y bestias de arrieros y ganaderos. Las aguas de esta fuente popular de Alcalá proceden de un ramal secundario derivado de la galería principal.

Coqueta plaza ajardinada presidida por una fuente ornamental de planta poligonal revestida de cerámica vidriada y adornada con múltiples surtidores de agua. Restaurada en los años 90, la original fue realizada por el artista local Antonio Martín “Campitos”, quien también trabajo en la sevillana Plaza de España.

Subiendo por la calle Ntra. Sra. del Águila, el paseante debe contemplar el convento de Santa Clara fundado en el año 1597 por las clarisas y hoy conocido especialmente por su rica repostería. El edificio presenta una fachada muy sobria donde destaca su portada adintelada flanqueada entre una pareja de sencillas pilastras lisas.

Situado bajo el teatro municipal Gutiérrez de Alba es uno de los hitos más importantes de Alcalá de Guadaíra y constituye un magnífico ejemplo de patrimonio hidráulico subterráneo. Se ubica unos pocos metros por encima del drenaje del antiguo eje principal de la galería que suministraba el agua a Sevilla desde el manantial de Santa Lucia constituyendo una obra completamente subterránea o hipogea compuesta por dos plantas, la más baja- área de rodezno- siempre inundada y la superior donde se emplazaban las labores propias del molino molienda almacén y galería de captación. El conjunto además cuanta con elementos como rampa de acceso, piedras de moler, canales de abastecimiento, etc.

Este templo se levantó en lo que fue en el siglo XVI área extramuros y posteriormente centro de la ciudad renacentista y barroca, periodo en el que paulatinamente se abandona el núcleo medieval. El comienzo de la construcción data de ese siglo y se lleva a cabo bajo la dirección de Alonso Rodríguez, el que fuera maestro mayor de la Catedral de Sevilla.

 

La subida a la Villa medieval se realiza por la calle peatonal de Santa María jalonada de villas y fuentes regionalista exponente del principio del S.XX que vio llegar a Alcalá el buen gusto de la aristocracia y burguesía sevillana, atraídos por la belleza del entono y por las bondades del “aire del pinar” de cara a las enfermedades respiratorias. En el cerro donde se ubica la Villa la Compañía de Agua de los Ingleses construyó en 1890 un depósito de agua-hoy centro e interpretación del Catillo-para el abastecimiento urbano de Alcalá, también y para embellecer la muralla se construyen fuentes y albercas. Se recomienda acercarse a la Torre Mocha para disfrutar de una de las más bellas estampas aéreas de Alcalá.

Se accede al castillo por la Puerta Real. En el Patio de la Sima tras ver una sima-pozo y estancias de S.XVI, nos aguardan unos baños árabes descubiertos en 2007.El Patio de los Silos desde donde también se accede al Alcázar Real, está flanqueado por la Torre del Homenaje que posee un elemento de gran interés en relación al agua, la existencia de un aljibe típica infraestructura de espacios defensivos. El Castillo está situado en un promontorio de altura suficiente para dominar visualmente su entorno, en el mismo lugar en que con anterioridad hubo ya asentamientos humanos de la Edad de Bronce. Su construcción se lleva a cabo bajo dominación musulmana, en los siglos XI y XII, aunque con la reconquista por Fernando III es cuando adquiere su configuración definitiva. Se siguen realizando obras de envergadura hasta finales del siglo XV e inicios del XVI. En 1924 fue declarado Monumento de Interés Histórico-Artístico, y en 1985 recibió la catalogación como Bien de Interés Cultural.