Proyecto Museístico Adufe

Se convertirá en un espacio museístico y de educación ambiental

EMASESA, en coordinación con el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra, adaptará el edificio de la Antigua Estación de Bombeo Adufe Bajo ubicado en este término municipal, a nuevos usos, con objeto de recuperar este patrimonio industrial, alargando su vida y poniéndolo a disposición de la ciudadanía en general y en particular para la del área metropolitana de Sevilla.

Esta intervención se enmarca en un proyecto arquitectónico de carácter sostenible e inclusivo al contemplar un recorrido y recursos expositivos adaptados a las personas con singularidades físicas, sensoriales y cognoscitivas.

Así mismo es una iniciativa atractiva y viable encaminada a que EMASESA y el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra puedan aprovechar la oportunidad de buscar financiación procedente de fondos europeos para la ejecución de las obras.

Espacios para el recuerdo y la educación ambiental

El antiguo edificio que alberga la estación de bombeo y se encuentra en buen estado de conservación, se convertirá en un espacio expositivo museístico y de usos múltiples. Entre los nuevos espacios que se van a disponer se encuentra una recepción para visitantes, un centro de interpretación de educación ambiental y una estación de transferencia de bicicletas, al encontrarse situado en el paseo de ribera que une la ciudad de Sevilla con Alcalá de Guadaíra y que es muy transitado por ciclistas.

En la estación de bombeo Adufe Bajo, a pocos metros del río Guadaíra, convergen los antiguos manantiales de los que se nutría la empresa de aguas para abastecer a la población de Sevilla, pero dejó de cumplir la función para la que originalmente fue construida, adaptándose durante toda su historia a las transformaciones tecnológicas en la gestión del agua. En este sentido, el proyecto no borrará las huellas de su memoria y ofrecerá el edificio como un descubrimiento para la ciudadanía.

En el espacio dedicado a la educación medioambiental se tratarán asuntos como la necesidad de la reducción del consumo de agua, los nuevos planes de reutilización y desalación o la mejora de la eficiencia de la gestión del abastecimiento y saneamiento de agua, todo ello ante el escenario de escasez provocado por el cambio climático.

Un patrimonio industrial

Con este proyecto EMASESA potenciará y pondrá en valor este patrimonio industrial, al realizar una intervención paisajística para la que se aplicarán criterios de construcción sostenibles y de protección medioambiental. Se utilizarán materiales procedentes del contexto inmediato (albero, cerámica, etc.) u obtenidos del reciclaje y se incorporará una instalación fotovoltaica para cubrir la demanda eléctrica del conjunto, asegurando una mínima huella de carbono.

El museo

La visita a la zona museística se realizará a través de un laberinto ascendente que discurre por las entrañas del edificio-máquina hasta el lugar en el que estuvieron las bombas accionadas por máquinas de vapor y después eléctricas que posibilitaron su actividad más reciente. En la primera parte del recorrido, correspondiendo a la primera planta del edificio se conocerá la sala de las calderas de carbón y los aljibes, su correlación con los manantiales y con la bombeadora de agua. Además, se mostrarán las diferentes partes de edificio (máquinas, bombas, taller de reparación chimenea, grúa manual, tubería) y una maqueta del edificio mostrando las máquinas de vapor y su movimiento.  En la planta segunda o “sala de control” de máquinas se dará a conocer la función del edificio y las dos épocas de la bombeadora a partir de una proyección audiovisual de luces y de video mapping sobre las instalaciones.

Y el segundo tramo de la visita comenzará en la Sala de Forja en donde se describirá la historia del abastecimiento de agua desde Alcalá hasta Sevilla, incluyendo una maqueta con la topografía de su recorrido que ordenará los dos momentos cronológicos: el abastecimiento industrial desde 1882 y el abastecimiento pre-industrial desde la época romana hasta el siglo XIX. Este espacio versátil, igualmente podrá ser utilizado como lugar expositivo y de celebración de eventos y conferencias, incluyendo sistemas de guiado, lectura fácil, textos braille y audio descripciones.  Para la entrada a estos dos espacios se habilitará un ascensor con objeto de facilitar también su acceso a personas con necesidades de movilidad.

Su historia

El edificio, construido en 1884 por la Seville Water Works Company y conocido en la época como “casa de máquinas” supuso un avance innovador al proponerse como un modelo de gestión que combinaba ciencia, industria y sociedad, con objeto de abordar uno de los principales desafíos del momento. Ubicado en el lugar donde confluían las aguas de todos los manantiales de Alcalá de Guadaíra, desde él se bombeaban y elevaban al depósito general desde que el se conducían a Sevilla.

A finales del siglo XIX Sevilla se abastecía fundamentalmente con el agua de escasa calidad que transportaban Los Caños de Carmona, por lo que el Ayuntamiento decidió buscar un sistema de traída de aguas más moderno, otorgando en 1882 la concesión de la prestación del servicio a la Seville Water Works Company Limited por un periodo 99 años.

Esta compañía se comprometió en proporcionar un consumo de 100 litros de agua por habitante y día, para lo que construiría cuatro “casas de máquinas”, entre las que se encontraba la de Adufe y la conducción general desde Alcalá de Guadaíra, en cuyos manantiales se encontraban parte de los recursos del abastecimiento, a Sevilla, con una red de distribución de 155 kilómetros de longitud.  Esta agua sería conocida como “agua de los ingleses”. No obstante, los incumplimientos por parte de la compañía, entre otras cuestiones, llevarían al Ayuntamiento en 1957 a rescatar la concesión.

Ubicación y detalles