Descárgate la APP 'Mi Emasesa' en

Planta de Compostaje de Lodos

Tanto el proceso de depuración de aguas residuales como el de potabilización de agua para consumo, generan un residuo no peligroso: el lodo. Este material contiene una importante concentración de materia orgánica, además presenta otros elementos que agronómicamente son muy interesantes y beneficiosos para nuestros cultivos. EMASESA, prácticamente desde sus inicios, apuesta por un modelo de gestión para los lodos basado en la valorización agrícola como destino final de los mismos, bien aplicándolo directamente sobre el terreno o sometiéndolo a un tratamiento previo de compostaje. Este modelo, claro ejemplo de economía circular, es aceptado socialmente ante otras alternativas, puesto que es respetuoso con el medio ambiente, aporta riqueza a suelos degradados de nuestro entorno y económicamente es el más eficiente y sostenible.

Parte de la producción de lodos generados en las EDAR y en la ETAP son transportados y tratados mediante compostaje en las instalaciones de la planta de compostaje. Gracias a este proceso biológico conseguimos dotar de un valor añadido al producto final. En el compostaje hay una primera fase de deshidratación donde reducimos la humedad del lodo, a la que le sigue una fase de fermentación donde controlando la temperatura conseguimos higienizar el material y estabilizarlo hasta valores óptimos. Por último, antes de ser expedido, en la fase de maduración garantizamos la calidad final mediante test de autocalentamiento y controles analíticos.  

Todo este proceso, que dura aproximadamente 3 meses, se lleva a cabo en las instalaciones de la planta de compostaje. La primera fue construida en el año 1993. Posteriormente se diseñó una nueva que fue inaugurada en 2003 y que dispone de una superficie de 25 ha. La incorporación de las naves de secado solar representa una innovación tecnológica para el tratamiento y gestión de los lodos procedentes de la depuración de las aguas residuales, y una iniciativa para estudiar nuevas estrategias destinadas a reducir el impacto ambiental por olores e insectos generado por las diferentes fases del proceso de compostaje.