Buscador

Durante la ocupación romana de la Península, en el término de Alcalá de Guadaíra se habrían localizado dos asentamientos: el de la Mesa del Gandul, quizá denominado Hienipa, y el del Cerro del Castillo

Algunas hipótesis revelan que fueron los maestros romanos en ingeniería los que idearon la construcción de un gigantesco acueducto que sirviera para suministrar de agua a Sevilla, para lo cual excavaron bajo la montaña canales por los que conducirla desde la fuente de Santa Lucía hasta salir a la superficie junto a lo que hoy se conoce como la Hacienda de la Red. Cientos de hombres, probablemente esclavos, habrían cavado el subsuelo de Alcalá construyendo una red de galerías para hacer llegar el agua hasta el acueducto que la trasladaba a la entonces ciudad de Híspalis.

Plano de conducción del acueducto de Alcalá de Guadaíra 1687

La cultura romana emprende una profunda reorganización de la economía agrícola a través de las villae, explotaciones independientes que surgen como consecuencia de la división del territorio para ser repartido entre colonos. La Torre de la Membrilla, el Rosalejo y las inmediaciones de Pelay Correa nos han aportado restos de algunas de ellas.

Más tarde, con la invasión bárbara, el acueducto habría sufrido numerosos desperfectos con el objeto de cortar el suministro de agua a la población romana de Híspalis, quedando absolutamente en desuso hasta que en plena ocupación árabe se decidió su reconstrucción.

Caños de Carmona en un grabado de Sevilla en el siglo XVI

Volver arriba