EMASESA reúne al Observatorio del Agua para analizar la situación de sequía y la nueva estructura tarifaria

  • Se ha expuesto la necesidad de una actualización de tarifas que se presentará en breve al Consejo de Administración y la Junta General de EMASESA y que posteriormente se someterá a Pleno Municipal. Esta actualización no afectará a las personas más vulnerables porque se reforzará Tarifa Social.

  • Con los embalses al 30,4% de su capacidad, Sevilla y su área metropolitana se están en situación de emergencia por sequía en la que habrá que reducir el consumo un 10% para alargar las reservas

  • El plenario del Observatorio del Agua ha reunido a medio centenar de representantes de asociaciones de usuarios, consumidores y vecinos, administración pública, empresas y otras organizaciones

 

El sexto plenario dedicado a la sequía del Observatorio del Agua de EMASESA, un órgano de participación y asesoramiento ha contado con la presencia de más de 50 representantes de entidades públicas, privadas y expertos independientes, se ha centrado en dos puntos: el análisis de la disponibilidad del recurso, las medidas aplicadas y su impacto económico; y la necesidad de actualización de tarifas para equilibrar las cuentas de la empresa metropolitana de aguas.

Según ha explicado el equipo técnico de EMASESA, el consumo doméstico sigue a la baja, cifrándose en 108 litros por habitante y día. Durante el estado de alerta, que dio comienzo en octubre de 2022, se ha logrado el objetivo marcado por el Plan de Emergencias ante situaciones de sequía de reducir el consumo un 5% “gracias al esfuerzo colectivo de la población, de la industria y de los comercios”. Este porcentaje subirá al 10% durante el actual estado de emergencia y se recogerá en el bando municipal que emitirán las poblaciones abastecidas.

En este sentido, han calificado de muy relevante la implantación de la telelectura, al suponer una herramienta que promueve la eficiencia y dota de más información y mayor control al ciudadano. Según los datos de la empresa, son ya más de 100.000 suministros los dotados de esta tecnología -más del 30% del parque de contadores- que permite al usuario conocer su consumo diario y por horas a través de la App Mi Emasesa y, por lo tanto, ajustar el gasto e identificar posibles fugas o usos anómalos.

 

Actualización de tarifas

El Observatorio del Agua también ha servido de escenario para realizar un ejercicio de consenso presentando ante la sociedad civil la propuesta de nueva estructura tarifaria de EMASESA. Según ha explicado el delegado Juan de La Rosa ,  “las tarifas de EMASESA, que son las más económicas de la provincia de Sevilla, estaban congeladas desde 2020, sin aumento alguno pese al crecimiento del IPC y al aumento de gasto por sequía”.

Según ha detallado “iniciamos el 6º año hidrológicos con déficit de lluvias, por lo que nos encontramos ante la sequía más prolongada y dura que conocemos, lo que nos ha obligado a hacer un sobresfuerzo durante estos años para asumir los altos gastos extraordinarios motivados por la situación de escasez, que se cifran en 14,5 millones de euros”. El delegado también ha señalado el alza generalizada de los precios y el desarrollo de “un plan de inversiones que culmina en 2024 pero su financiación se extenderá hasta el 2025 y otro que comienza justo el año que viene y que se desarrollará hasta 2028” como el resto de los factores que han incidido en el actual desequilibrio de las cuentas de EMASESA.

Estas circunstancias han motivado que, “en un ejercicio de responsabilidad, planteemos la necesidad de actualizar las tarifas para poder seguir ofreciendo el servicio en un escenario tan complicado como el actual, que será aún peor de no llegar las lluvias”.

La subida planteada por EMASESA se basa en una nueva estructura tarifaria con un incremento medio del 30%, situándose la mayoría de los usuarios en una subida del 22%, que incluye la bonificación de los consumos más eficientes y penaliza los excesivos “para que pague menos el que menos consuma, lo que contribuirá a preservar las reservas de agua”.  A este respecto, De la Rosa ha incidido en el mantenimiento y refuerzo de la tarifa social para tener una especial atención a los más vulnerables “garantizando el derecho humano al agua entre los colectivos más desfavorecidos”

 

El observatorio del agua

De la Rosa ha añadido que los porcentajes finales que se acuerden “deben permitirnos recuperar el déficit que venimos acumulando de ejercicios anteriores, así como asegurar un plan de inversiones que nos permita seguir ofreciendo un servicio de calidad en continua mejora”.

Durante la sesión plenaria varios colectivos han agradecido el esfuerzo y transparencia de Emasesa al evidenciar en este foro el valor real del agua y los costes que supone su gestión integral especialmente en la actual situación de emergencia por sequía.

También han sugerido dotar de una mayor flexibilidad de los tramos inicialmente planteados y que se incrementen las ayudas de individualización de contadores para potenciar el ahorro.

EMASESA se ha comprometido a estudiar la viabilidad de estas demandas, de tal manera que el impacto de la subida en 2024 sea menor que el planteado originalmente y sea progresivo.

Todos han coincidido en la necesidad de tener una especial sensibilidad en los criterios sociales aplicados a la tarifa. Durante el plenario Emasesa ha explicado que con la tarifa social se garantiza un consumo de hasta 110 litros por persona y día, ajustándose a los ingresos de los hogares más vulnerables, estableciendo bonificaciones de hasta el 100% para las familias con ingresos más bajos.

 

Observatorio del Agua, una forma de cogobernanza

El Observatorio del Agua de EMASESA es un órgano de participación y consulta reconocido desde 2021 como tal en los estatutos sociales de la empresa. Está formado por representantes de entidades públicas y privadas y expertos independientes y su funcionamiento está basado en un nuevo modelo de gobernanza más abierto y cercano a las personas y a los grupos de interés. Su objetivo principal es lograr una gestión pública del ciclo integral del agua más participativa, colaborativa, transparente y corresponsable, otorgando el protagonismo a la sociedad.

El Observatorio se organiza en torno a cuatro mesas asesoras (Dotación infraestructural, Proyección ambiental, Servicio de calidad, Conocimiento y Orientación a las personas) que se reúnen periódicamente para abordar los temas de interés sobre la gestión del ciclo integral del agua. Así, por ejemplo, este órgano ha tenido un papel destacado en actuaciones como la elaboración de los Planes de Emergencia Climática y de Emergencia ante situaciones de Sequía, o la Evaluación de la Gestión Emasesa 2020.

Además, el Observatorio del Agua ha sido reconocido como buena práctica por la Red Española del Pacto Mundial y supone una importante contribución para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible promulgado por la ONU, impactando directamente sobre el Objetivo 17 “Alianzas estratégicas”.